Talla baja

Este padecimiento se ha convertido en uno de los principales motivos de consulta con el endocrinólogo, debido a las implicaciones sociales como la depresión, acoso escolar, bajo desempeño deportivo y ansiedad que conlleva el tener una estatura menor en relación a los estándares normales.

talla baja
¿Que es la talla baja?

Se define como una estatura por debajo del promedio más de 2 desviaciones estándar o por debajo de la percentila 3 para la edad y género, o en el caso de mantener una velocidad de crecimiento menor a la percentila 10 o si en un periodo de 6 meses se desvía la curva en más de 2 canales percentilares.

Existen dos variantes normales de crecimiento la Talla Baja Familiar (TBF) donde el crecimiento, la edad ósea y la edad cronológica se desarrollan de manera normal de acuerdo a la percentila 3 y el Retardo Constitucional de Crecimiento y Desarrollo que se presentan con más frecuencia en varones.

Nacen con un peso y talla normales y a los 6 a 12 meses se presenta un enlentecimiento del crecimiento bajando hasta los percentiles inferiores, alrededor de los 3 años se estabiliza debajo del percentil 3 pero con una velocidad de crecimiento normal. La edad ósea se encuentra retrasada 2 años en promedio en realización con la cronológica. Al llegar al periodo puberal nuevamente se da una aceleración en el crecimiento, recuperando carrieles percentilares y logrando una talla adulta similar a familiar.

¿Cómo detectarlo?

Este padecimiento debe ser atendido de manera integral por un especialista en Endocrinología Pediátrica, el cual realizará un interrogatorio y una exploración física completa y minuciosa, haciendo especial énfasis en la alimentación, ejercicio y patrón de sueño del paciente, historial de enfermedades agudas y crónicas e ingesta de medicamentos, factores que pueden influir en el crecimiento.

Durante la exploración física se busca detectar posibles dismorfias, displasias esqueléticas, entre otros que permitan detectar deficiencia hormonal por afectación del eje hipotálamo-hipofisario. Como complemento se realizará un tamizaje inicial para descartar procesos infecciosos, malabsortivos o autoinmunes que afecten directamente al crecimiento.

Tratamiento

Tras confirmar el diagnostico se podrá iniciar un tratamiento a base de dosis de hormona del crecimiento, la cual está hecha de tecnologías recombinantes y ofrece una gran oportunidad de ganancia de estatura, con el objetivo de alcanzar la talla media heredada por la familia. Normalmente se indica en aplicaciones diarias subcutáneas por un periodo que puede ser variable de años, hasta llegar a la meta de crecimiento o hasta que no se logre una óptima respuesta a la hormona, siendo esto en las niñas alrededor de los 15 años y en los varones 16 años. Siempre bajo la vigilancia médica y atentos al desarrollo de efectos adversos, entre ellos, el más común la hiperglucemia transitoria.